España: esta es la radiografía de un país que camina por la “cuerda floja” y mete miedo a inversores por su futuro económico social

El Gobierno está obligado a achicar gastos, reducir salarios y elevar impuestos. Pero debe hacerlo en un contexto en el que el 24% de su población no consigue trabajo y la mitad de los jóvenes no pueden insertarse al mercado laboral. Los propios funcionarios hablan de “situación límite”

Para los ministros de Economía de la Unión Europea la crisis que, por primera vez, puso en peligro la supervivencia del euro está comenzando a ceder, si bien aún no es momento para festejar.

Tal como lo señaló la funcionaria danesa de esa cartera, Margrethe Vestager, “la situación se estabilizó, pero Europa aún afronta muy peligrosos retos económicos”.

Sin duda, quizá el principal de ellos, es superar la difícil problemática que hoy enfrenta España y que hace que todas las miradas estén puestas sobre esa nación, hasta el punto de que ministros, funcionarios y medios internacionales analizaron, en una reunión en Copenhague, hasta el mínimo detalle de su grave coyuntura política y económica.

En este contexto, el ministro alemán, Wolfgang Schäuble, recalcó que el Gobierno español tendrá que seguir “apretando el torniquete” en sus cuentas públicas, le pese a quien le pese.

A sus palabras se sumaron las de la canciller alemana, Angela Merkel, que le recordó al estado ibérico “la imperiosa necesidad” de reducir su déficit público del 3% para 2013.

La preocupación de los funcionarios se extiende a los inversores. Y esto queda reflejado en susmovimientos de dinero.

Las últimas estadísticas del Tesoro español revelan que la tenencia de títulos públicos se redujo la friolera de casi 55.000 millones de euros en apenas 4 meses, hasta los 245.000 millones de hoy día, lo que representa un descenso cercano al 20 por ciento.

El presupuesto 2012 ya despierta fuertes críticas

El Gobierno de Mariano Rajoy dio un primer paso en su intención de recortar el acuciante rojo fiscal, con la presentación de los denominados “Presupuestos para 2012” que pretenden reducirlo desde el 8,5% del año pasado al 5,3%, en una primera instancia.

En cifras, tales recortes superan los u$s36.000 millones, que incluyen una baja del 10% en el gasto del gobierno central.

En 2012, el Estado prevé destinar 30.000 millones de euros, el 2,75% del PBI, al pago de intereses de sus emisiones para financiar los vencimientos de deuda y cubrir las nuevas necesidades financieras.

No obstante, la deuda pública pasará este año al 80% de su PBI, del 68% registrado en 2011.

“Estamos en una situación límite de cara a las cuentas estatales”, advirtió al respecto la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El presupuesto debe contar con el apoyo del Parlamento, donde el Partido Popular al que pertenece el presidente del gobierno ibérico tiene una mayoría absoluta. Por ello, es probable que entre en vigencia en mayo.

¿Qué tan cerca está España de conseguir ayuda?

España es el centro del análisis de los principales medios económicos y, según The Wall Street Journal, Madrid no logra convencer a los inversores de que “puede caminar por la cuerda floja sin caerse”. Es decir, controlar su gasto sin estrangular la recuperación.

Por otra parte, aunque los altos intereses demandados para obtener financiación obligan al Gobierno a tomar iniciativas más profundas, “la credibilidad se vio dañada cuando algunas medidas clave, especialmente la reforma financiera, tuvieron que ser suavizadas”, sostiene el medio estadounidense.

De acuerdo con los especialistas, el Banco Central Europeo (BCE) puede presionar a Rajoy para que pida ayuda, en particular para recapitalizar a los bancos, al estilo de Irlanda.

En tanto, para el Financial Times, “los desconcertantes y extraños presupuestos generales presentados por el Gobierno amenazan con exacerbar las tensiones sociales sin generar, a cambio, las condiciones que permitirían al país rebajar el costo de su deuda”.

“La composición de los recortes es también desconcertante“, apunta el Finacial Times que -asumiendo que ante la magnitud del ajuste todas las partidas de gasto se verían afectadas- considera que las reducciones en el Ministerio de Trabajo pueden minar las reformas, alpulverizar políticas activas de empleo.

“Se trata de un presupuesto muy austero, no cabe duda”, afirmó Juan José Toribio, profesor emérito de economía de la Escuela de Negocios IESE ubicada en Madrid. “La gran pregunta es si la maltrecha economía española puede soportar una austeridad tan severa“, plantea Nicholas Spiro, director ejecutivo de crédito soberano de la consultora londinense Spiro Sovereign Strategy.

¿Alcanzarán las medidas propuestas?

Fuentes de la Comisión Europea reconocen que realizar recortes de sueldos y de otros conceptos, en períodos de caída del crecimiento, resulta tan complicado como peligroso.

Por otro lado, dudan de que España pueda resolver el problema limitándose a suprimir algunas exenciones impositivas u ofreciendo una amnistía fiscal de dudoso impacto.

Las instituciones europeas también temen que el efecto de los ajustes previstos en el Presupuesto llegue demasiado tarde para evitar este año un descarrilamiento de sus cuentas públicas.

Para evitar esa posibilidad, el BCE le pidió que salte los trámites parlamentarios de rigor y los apruebe por vía de urgencia, lo cual el país ibérico no estaría dispuesto a aceptar.

Pero esta entidad no es la única que presiona a Rajoy. El conjunto de ministros de Economía de la Eurozona también son extremadamente críticos sobre el futuro de la Madre Patria.

El titular sueco, Anders Borg, recordó que la nación “no dispone de mucho margen”. Lo curioso es que vuelve a estar en el epicentro de la lucha por contener la crisis europea unos meses después de que parecía haber capeado la tormenta.

Según apuntan varios analistas e inversores, si la cuarta economía de la zona euro no logra convencer a los mercados de que sus finanzas están en orden, podría verse obligada a pedir un salvataje, lo cual sería una prueba de fuego -tanto para los recursos disponibles de la región como para la voluntad de Europa- más allá de sus efectos desestabilizantes sobre otras economías.

El desempleo: el más grave de todos los problemas
La tasa de desocupación se ubica en un 24%, según la agencia Eurostat, y hasta es probable que prosiga su marcha alcista.

De hecho, se elevó tres décimas respecto a enero. Así, España es el país con peores cifras de empleo de toda la región. Datos complementarios muestran que el 50% de los jóvenes están sin trabajo. Y esta dura realidad no da muestras de que vaya a cambiar en el corto plazo.

Si el presente es sombrío, las perspectivas de un crecimiento sostenible son difíciles de encontrar en las hojas de análisis.

La actividad del sector manufacturero marcó un empeoramiento respecto al mes anterior y supone el nivel más bajo de los tres últimos meses del índice elaborado por Markit.

“El índice PMI del sector manufacturero español de marzo cierra un desastroso primer trimestre de 2012″, dijo Andrew Harker, economista de Markit, quien además subraya:”Los últimos resultados de la producción y de los nuevos pedidos son muy malos, destacando que laactual desaceleración está profundizándose en vez de aliviarse”.

“El país ha perdido su principal motor de crecimiento de los últimos 10 o 15 años, que fue liderado por un gasto insostenible en la construcción e inversión en capital improductivo”, sostuvo Jacques Cailloux, economista jefe europeo de Royal Bank of Scotland.

El futuro no es para nada promisorio, pues la recesión ya se percibe en cada rincón del país y los pronósticos dicen que la austeridad agudizará la caída. El propio gobierno prevé una baja de 1,7% en el PBI este año, con una leve suba adicional del desempleo.

Un cóctel que indica a las claras que la necesidad de nuevos recortes -o aumentos de las tasas impositivas para poder cumplir con sus compromisos- deberá ser aún mayor, con un costo económico y social muy difícil de predecir.

Fuente: Iprofesional