ESTRATEGIAS DE TORNEO SIT AND GO

Artículo de poker que muestra una perspectiva de como se deben jugar los torneos sit and go. Cuenta con una estructura lógica, sigue una secuencia ordenada: jugar tith, jugar la posición, robar las ciegas y ser agresivo. Tiene sus etapas bien definidas y muestra ejemplos para comprender de mejor manera.

Aconsejable para leer.

1. Sobre los Sit & Go’s

Introducción

Los Sit and Go’s son torneos normalmente de una mesa con 10 jugadores, donde se paga el 50% del bote al ganador, el 30% al segundo y el 20% al tercer puesto. Esto es importante porque significa que el 30% de los jugadores obtienen un premio, mientras que en los torneos multimesa solo el 10% llega a cobrar. Adaptar el juego para obtener buenos resultados en este tipo de torneos es una oportunidad que te ayudaremos a lograr.

Fichas iniciales

Al empezar el torneo recibes 1000 fichas. En un Sit&go normal el primer nivel de apuestas mínimas es de 25 y en un turbo 50. En el primer caso la apuesta mínima supone el 2.5% de tus fichas mientras que en el segundo el 5%. Esto implica una diferencia en la estrategia inicial. En el primer caso puedes abrir un poco más tu juego para intentar cazar una buena mano y eliminar a algún jugador. En el segundo deberás cerrar tu juego y si decides entrar, hacerlo de forma agresiva para evitar la confrontación.

Duración de los niveles

En los torneos Sit&go cada nivel dura 8 minutos, excepto en los turbo que duran 5 minutos. En el primer caso puedes ser más paciente al encontrar una buena mano, en el segundo deberás arriesgarte cuando encuentres una jugada decente.

2. Niveles bajos (nivel 1 y 2)

Juega cerrado y seguro

Al iniciar un Sit&Go identificarás rápidamente al menos 1 o 2 jugadores que son eliminado rápidamente con malas manos. A veces es tentador intentar involucrarse en manos contra ellos, ya que si ligas una buena mano ellos te la pagarán. Aunque ésta es una mala táctica. Esto se debe a que a la vez tendrás que lidiar con otros 7 u 8 jugadores que buscan el mismo propósito que tú. Por este motivo debes buscar manos que te den una ventaja sobre todos los jugadores de la mesa. Dicho de otra manera, las cartas dictarán tu juego. Esto implica un juego muy muy cerrado.
Concretamente recomiendo subir o resubir la apuesta únicamente con AA, KK, QQ desde cualquier posición. Si te encuentras en las 2 últimas posiciones también puedes subir con JJ, 1010, AK y AQ. Si observas que nadie está subiendo las apuestas desde las últimas posiciones puedes subir con algunas parejas más, como 99 y 88 o igualar la apuesta con AJ, KQ o QJ, especialmente si son del mismo palo.

La mano crítica, AK

¿No puedo jugar AK si no estoy en las últimas posiciones? Jugar bien esta mano es crítico en los primeros niveles. Yo recomiendo la estrategia de “ver para resubir”. Es decir, veo la apuesta mínima y si algún jugador sube yo resubiré la apuesta. La razón de jugar así es muy sencilla y rentable.

  • Para que AK tenga valor necesitas obtener una pareja en el flop (cartas comunes). Si nadie sube la apuesta tendrás la oportunidad de ver de forma barata si ligas un As o un Rey.
  • Si por el contrario alguien sube la apuesta y tu resubes la apuesta, lograrás quedarte cara a cara con tu adversario lo cual facilita el juego con As Rey. Si no logras ni el As ni el Rey en el flop, deberás apostar igualmente aproximadamente ¾ partes del bote y si tu rival no se retira, deberás darte por vencido. En este punto influenciará mucho el nivel de tu rival, pero por norma general tu adversario pensará que tienes AA o KK. Con este juego, si logras que tu rival se retire al menos un 55% de las veces (que probablemente lo hará) esta jugada te será rentable. Cuando logras un As o un Rey en el flop el juego será el mismo, sólo que si tu oponente te sube la apuesta deberás resubirle con todas tus fichas.
  • Muchas veces este juego será rentable porque tu oponente cometerá el error de pagarte con manos dominadas como AQ, AJ o AT. Evidentemente, él puede obtener pareja y tú no, o incluso dobles parejas que harían que perdieras todas tus fichas, pero a la larga esto no es un argumento puesto que ambos tenéis las mismas posibilidades de obtener dobles parejas.

Con esta estrategia la fase inicial de un Sit and Go puede ser lenta y algo pesada, pero puedes combinarla con una partida de dinero u enlazar la parte final de un Sit and go con el inicio de otro. Si lo deseas puedes hacerlo, aunque no es recomendable hasta que estés familiarizado con el juego.

Recuerda: “Juega conservador”. Deja que los demás se maten entre ellos y prepárate para los niveles medios donde empieza la verdadera guerra.

3. Niveles medios (nivel 3 y 4)

Cambio de marchas

Llegado a este nivel ya hemos proyectado durante 16 minutos una imagen de jugador sólido y conservador que vamos a aprovechar para acumular fichas y finalizar entre los tres primeros.
En este nivel se trata de ser “agresivos en posición”. Recordemos que jugar en posición significa ser de los jugadores cercanos al botón. Aplicar correctamente este juego será la clave para la victoria.

Cómo robar ciegas y no morir en el intento

Es fácil decir “es hora de robar ciegas, voy a subir cada vez que tenga posición y nadie haya visto la apuesta”. Pero esto conlleva un pequeño problema, y es que los jugadores se darán cuenta en seguida generándote una serie de problemas:

  • Los jugadores con apuestas ciegas pueden contrarrestar tu subida igualando la apuesta con cualquier mano. Probablemente estará mal jugado pero tú no tendrás ni idea de que cartas sostienen.
  • La gran ciega puede que sea el líder en fichas y tu subida no lo supone un problema, con lo cual te va a pagar.
  • Cuando robas con posición se convierte en algo obvio y alentarás a jugadores a que te resuban la apuesta, poniéndote en una decisión comprometida.

Por este motivo te recomendamos que seas selectivo y apliques las siguientes contramedidas:

  • Intenta variar la posición desde la que subes, unas veces desde el botón otras desde la posición anterior al botón y alguna vez desde dos posiciones a la derecha del botón.
  • Intenta subir con manos que puedan generar oportunidades. Por ejemplo, cartas conectadas y del mismo palo como 7 diamantes, 8 diamantes o cartas altas como KQ.
  • Si algún jugador te ve la apuesta intenta eliminarlo en el flop apostando entre la mitad y ¾ partes del bote. Si te acepta la apuesta o te sube, date por vencido.

Para maximizar la oportunidad de robar te recomendamos preseleccionar a tus víctimas. Identifica a aquellos jugadores que están entrando en demasiadas manos desde las primeras posiciones, pero asegúrate de que tienen como mínimo el promedio de fichas, de lo contrario si intentas intimidarlos se jugarán rápidamente su resto, dejando la victoria en manos del azar. La razón para seleccionar este perfil de jugador es que en su estrategia intenta acumular fichas cuando no está en las ciegas para contrarrestar el efecto que le provoca el robo de ciegas por parte de otros jugadores. Por lo tanto es un jugador que asume que le van a robar su apuesta ciega y no va a hacer nada para evitarlo. Robar a este jugador te va a ser muy fácil.

Selecciona tu nivel de subida y no lo modifiques

Un gran error que se comete en los torneos es modificar el valor de la subida en función de la fuerza de la mano. Muchos jugadores simplemente doblan la apuesta con AT, suben x3 la apuesta con JJ y x4 o x5 con AA o KK. Con este método estamos dando información a los jugadores más observadores, y preservar el valor de la mano es crucial para nuestro juego. Sólo así podremos evitar que nos paguen cuando intentamos robar ciegas y que no lo hagan cuando tenemos los maravillosos Ases.
Como norma general recomendamos que aumentes x3 o x4 el nivel de apuestas, depende de lo abierto que esté el juego en la mesa. En una mesa con juego cerrado, donde pocos jugadores se atreven a ver el flop, una subida x3 bastará. En torneos con un juego más abierto necesitarás subir x4 veces la apuesta.

Aceptando subidas antes del flop

Una situación que ocurre frecuentemente es que sostienes una mano que querías subir antes del floppero alguien se te adelanta. En este punto debes conocer la “teoría del hueco” creada por David Sklansky, un gran escritor de libros y teorías de poker.
La teoría del hueco dice que se necesita una mano más buena de lo normal para igualar una subida que si decides subir la apuesta en primer lugar. La razón es que si uno iguala la apuesta con una mano marginal como A10 y luego se abre por ejemplo 10 picas / 7 corazones / 3 picas, tu no dispones de ninguna ventaja sobre tu oponente, el cual puede tener JJ. Cuando él apueste, tu juego correcto para obtener información será subir la apuesta y llegado este punto habrás comprometido la mayoría de tus fichas, estarás obligado a jugarte el resto y quedarás eliminado del torneo.
Cuánto más cerrado sea el juego de tu oponente mayor será el “hueco” de manos entre las que subir la apuesta e igualar la apuesta.
Por este motivo, te recomendamos que busques motivos para no ir con manos como AJ, AT, KQ, KJ, QJ, QT, 99 o parejas inferiores, si un oponente ha subido la apuesta. Espera tu momento, y cuando estas manos se aparezcan y nadie haya subido, sé tú quién toma la iniciativa.

Paciencia y agresividad selectiva

Ser paciente y esperar la gran oportunidad es difícil cuando ves a otros jugadores acumular fichas, pero esto es precisamente lo que debes hacer para asegurarte una estrategia vencedora en este tipo de torneos.
Ser paciente y atacar cuando se presenta la oportunidad es la clave para mantenerse vivo en estos niveles. Aprovéchate de tu imagen conservadora cultivada en el nivel 1 y 2 para robar tus primeras fichas, pero sobretodo no te juegues todas tus fichas a menos que tengas un monstruo de mano.
Habrá torneos en los que esta estrategia te saldrá mal puesto que siempre habrá alguien que tiene buena mano y fracasarás en los robos, pero a la larga esta es la estrategia ganadora.

4. Niveles altos (nivel 5 en adelante)

Muchas fichas o pocas fichas

Quedan 6 o 5 jugadores y las apuestas se están comiendo a los jugadores con menos fichas. Deberás evitar a toda costa ser uno de ellos. Para ello tendrás que jugártela. No permitas jamás que tus fichas supongan menos de x3 apuestas mínimas, de lo contrario perderás toda oportunidad de robar. Si eres de los jugadores con menos fichas tendrás que jugar en modo supeagresivo, aprovechando cualquier mano desde cualquier posición. Te recomiendo que subas con cualquier mano mínimamente decente para robar ciegas hasta tener como mínimo x6. Mi experiencia también me dice que es bueno subir sin irall-in (es decir sin apostar todas las fichas de golpe) aunque si alguien resube deberás aceptar la apuesta. Si haces all-in puede que te paguen con cualquier cosa porque piensan que estás robando, pero si apuestas el 80% de tus fichas da la sensación de que quieres que te paguen porque tienes una buena mano.
Cuantas más fichas tengas, más abierto será tu juego para robar las ciegas de los jugadores que temen ser eliminados. Sin embargo, ten cuidado en intentar robar la ciega a jugadores que tienen menos de x4 apuestas mínimas, puesto que muy probablemente harán all-in con cualquier cosa, dejando la victoria en manos del azar.
Seguiremos esta estrategia hasta llegar a los 4 jugadores.

Vuelta al juego conservador

A no ser que seas líder indiscutible en fichas, volveremos a la estrategia inicial. La razón es que los jugadores con muy pocas fichas acabarán desesperando y se jugarán su resto con cartas marginales que la mayoría de las veces serán derrotadas por una mano decente. Si por el contrario tú les atacas con cartas marginales ellos se jugarán el resto contra tí con cualquier As o cualquier Rey, estando en clara desventaja. En este caso les habrás sacado de su situación desesperada y la victoria por el pódium se complicará.
No entres en un bote con subidas de apuesta a menos que tengas AA, KK, QQ o AK o que tu adversario tenga pocas fichas y este jugando en “modo desesperado”.
Si eres la gran ciega, el jugador desesperado te hace all-in, y a ti te cuesta hasta 1.5 apuesta mínimas más para igualar, puedes ver la apuesta con cualquier par de cartas. Por ejemplo, sostienes 2-6 y has invertido 300 puntos en la gran ciega. El jugador desesperado se juega sus últimos 700 puntos. No tengas miedo y añade esos 400 puntos más para igualar su apuesta.

¿Y si somos nosotros los que tenemos pocas fichas?

Si tienes entre x3 y x5 apuestas mínimas, juégatelo todo si nadie ha apostado aún.
Si tienes menos de x3, espera hasta tu ciega y si obtienes un As, 2 cartas altas tipo TJ o superior, una pareja o 2 cartas del mismo palo y conectadas tipo 5ª, 6ª juégatelo todo. Si no es así, juégatelo cuando seas gran ciega.

En el pódium

Cuando estás entre los tres finalistas tu objetivo es el primer puesto. La estrategia, jugar agresivamente. “Empuja” sin miedo todas tus fichas hacia el centro de la mesa y pon a los jugadores con menos fichas en decisiones complicadas. Si logras robar dos o tres veces probablemente te coloques como líder en fichas. Mantén en la cabeza la “teoría del hueco” y no te juegues el primer premio con cartas marginales.

¿Qué porcentaje debería quedar finalista?

A largo plazo, finalizar en el pódium un 40%-50% de las veces suele ser lo normal siguiendo esta estrategia. ¡Atención al concepto de largo plazo! No esperes jugar 10 torneos y ser finalista en 5 ya que esta norma se cumple al jugar muchos torneos. Si todos los jugadores jugaran exactamente igual, a largo plazo finalizaríamos en premios el 30% de las veces, así que ser finalista un 50% de las ocasiones es una gran ventaja.