¿CUÁLES SERÁN LAS MEJORES ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN PARA EL AÑO PRÓXIMO?

Darío Epstein, presidente de Research for Traders, detalla las principales claves ante un escenario que se presenta favorable para los mercados emergentes

¿Dónde deberían asignar su dinero los inversores en el 2011? Desafortunadamente, la respuesta no es tan fácil de responder.

Creemos que será un año más que nada para hacer trading, dado que tendrá múltiples oportunidades para comprar y vender bajo un contexto de acciones y bonos especulativos con riesgo volátiles y sin las subas vistas a lo largo de este año, especialmente en países emergentes y todo lo que tenga que ver con el riesgo.

¿Serán las acciones, las divisas alternativas al euro o los bonos especulativos la mejor alternativa para buscar una atractiva rentabilidad? Los commodities han tenido en 2010rendimientos extraordinarios, ¿podrán llegar a repetir las subas?

Luego de los rallies del segundo semestre de 2010 (el año cierra con acciones norteamericanas casi en los máximos de los últimos 2 años), los inversores deberían priorizar el trading táctico de corto plazo, en un entorno de subas más moderadas para todos los activos de riesgo (en forma general). Los activos de riesgo deberían moverse en banda el año que viene, que deberían ser aprovechadas por los inversores.

Como siempre, el inversor debe ser conciente de los riesgos asociados a cada mercado y elegir una estrategia de inversión que se adecuada a su tolerancia al riesgo en función de larelación riesgo-beneficio.

Si bien la mayor parte de los índices de emergentes y EE.UU. terminan el año casi en los máximos, siempre hay frentes de tormenta. La calificación de España y de Bélgica están siendo revisadas a la baja.

Los bonos a 10 años de España ya están un 13% por debajo de lo que valían hace unos meses atrás, pero siguen estando un escalón debajo de AAA, algo inconsistente con la dura realidad y el miedo de los inversores en esa plaza.

A modo de ejemplo, la selectividad está a la orden del día: el índice alemán DAX está 17% arriba en el año y el IBEX español abajo 16 por ciento.

Pero el índice Standard & Poor’s 500, el punto de referencia para las acciones de mayor capitalización de EE.UU. se encuentra un 10% por encima del valor de comienzo de año (15% el Nasdaq). El índice se ha incrementado 53% desde 2008, dándole ganancias anualizadas del 15% durante los tres años.

Se apreciaría un 11% adicional (hasta los 1.379 en 2011) según el consenso de 11 estrategas (encuesta de Bloomberg). El estratega de Goldman Sachs es uno de los más optimistas con una suba estimada del 17% esperada.

Pero antes de dar a conocer nuestra estrategia, analicemos un poco el marco global de las inversiones en función de las expectativas macroeconómicas.

Marco global
El consenso es que los problemas de los desequilibrios macroeconómicos globales en países centrales continuarán en el año 2011.

Es por ello que sigue habiendo una gran brecha entre el crecimiento de países emergentes y desarrollados en cuanto al PBI. Los inconvenientes a nivel global para el año próximo se centrarán en la inflación para los países emergentes y los problemas de deuda soberana para los países desarrollados.

• Se espera que Estados Unidos crezca en torno al 3%, lo que quiere decir que la primera economía del mundo iría a una recuperación en forma de “U”. Hay que tener en cuenta que tanto el gobierno como la Reserva Federal están dispuestos a estimular la economía hasta que se consolide el PBI.

Los problemas de este escenario de crecimiento se manifestarán en el mercado de trabajo ya que con este nivel del producto la economía no logra generar suficientes puestos de trabajo como para disminuir la desocupación.

• Europa crecería en promedio 1.2%. Lo importante destacar aquí es que este crecimiento se explica en gran medida por el excelente desempeño que viene mostrando la economía alemana.

El resto de los países de la periferia de Europa seguirán con problemas, dado el nivel de deuda/PBI y los constantes déficits fiscales y comerciales, por lo que no se descartan algunos episodios más de crisis de deuda en Europa. De todos modos, todo se iría encausando a una reestructuración de la deuda que la permita hacerla sostenible en el tiempo.

• Japón viene enfrentándose a un factor que impacta directamente en la fuerza con la que su economía se recuperará: la apreciación del yen. La economía de Japón se recuperó en 2010 de la caída de 5,5% en 2009, pero para 2011 solo crecería a una tasa promedio de 1,2 por ciento.

Cuenta a favor la sólida demanda por parte de los países asiáticos lo que reduce los temores acerca de una posible contracción el año que viene. La demanda interna aún se mantiene débil y los hacedores de política económica deben enfrentarse a la posibilidad de que la deflación continúe.

Descontamos que el Banco Central de Japón mantendría a lo largo de todo el 2011 las tasas en los niveles actuales y la apuesta es en contra del yen (se depreciaría frente al dólar y al euro).

¿Y los emergentes? La evolución del crecimiento del PBI será una sana desaceleración en un marco de alta actividad. Bank of America estima para el próximo año que el PBI de los emergentes crecerá en promedio al 6,4%, es decir 1% menos que lo que crecerían este año.

El desafío será mantener la mayor presión inflacionaria y controlar la apreciación de sus monedas por la entrada de capitales extranjeros. Se prevé que utilicen herramientas para controlar la inflación como la suba de tasas y aumentos de encaje. Estas medidas serán graduales y afectarán poco en el crecimiento.

En materia de inversiones, creemos que sus bolsas seguirían subiendo, y por encima de los países desarrollados.
Veamos las estimaciones para las principales monedas:

• Se vería una mayor fortaleza del dólar con respecto al euro pero no respecto a otras divisas con más Fundamentals. La puesta en marcha del Quantitative Easing (QE2) lanzado por la FED no permite grandes apreciaciones, sino incluso implica que el mundo se inundaría de dólares ejerciendo presión a la apreciación de las diferentes divisas.

• Las presiones en Europa debido a la crisis de deuda continuarían empujando al euro a la baja en el 2011. Los problemas de deuda y la posibilidad que el Banco Central Europeo comience a comprar bonos de países en problemas emitiendo moneda lo debilitarían aún más. Estos valores le dificultan a Europa sus relaciones comerciales con el exterior. Para el 1º semestre de 2011 la divisa podría acercarse a los 1,20/1.25 euros.

• El sentimiento para la libra para el año próximo es dispar, aunque las presiones de la crisis de deuda llegarían a perjudicar a la moneda inglesa. La misma esta al igual que el euro estaría sobrevaluada en relación al dólar y según el PPP (Purchasing Power Parity), que es un indicador que mide cuanto debería valer una divisa utilizando el precio de un producto especificó como referencia.

• Otra de las divisas sobrevaluadas con relación al dólar es el Yen. Recordemos que la misma tocó hace algunos meses su máximo histórico de 15 años en los 80 yenes con respecto al dólar. Desde allí comenzó una lenta recuperación del dólar que se cree se mantendrá en 2011 con objetivos cercanos al precio de equilibrio que creemos que se ubica en 95/100 yenes).

• Este será el año del yuan, la sorpresa anunciada debido a la fortaleza de su balance comercial y su actividad económica. Podría apreciarse nuevamente hacia 6,20/6,40.

• El real brasileño podría depreciarse frente al dólar, lo mismo que el peso argentino.

Estas son algunas ideas de trading que esperamos den resultado en el 2011:

Acciones

  • De países emergentes: deberían volver a tener un mejor rendimiento que la de los países centrales.
  • No gusta después de la depuración de precios nuevamente China, además de Brasil y las acciones Mexicanas, entre otras plazas.
  • Los sectores que nos gustan a nivel global son los expuestos a commodities y consumo interno (en países con crecimiento por encima del potencial).
  • Las financieras y las orientadas al sector inmobiliario, íntimamente vinculadas, dependerán mucho de la intervención oficial o ayuda que puedan recibir, lo que aumenta su volatilidad. Son dos sectores que hicieron un underperforming que podría ser corregido, con una elevada cuota de riesgo.
  • Con economías recuperándose, las empresas chicas se destacarían en relación a empresas grandes.
  • Las empresas de crecimiento por encima de las de valor (en términos generales).

Divisas

  • Este será el año del yuan debido a la fortaleza de su balance comercial y su actividad económica.
  • Seguimos apostando a la devaluación del yen frente al dólar por el doble efecto de un dólar más fuerte y un yen más débil.
  • También nos gustan las monedas que ya hemos recomendado a nuestros clientes en los últimos trimestres: la corona noruega, el dólar australiano y el dólar canadiense, todas ellas expuestas en mayor o menor medida a los commodities.

Renta fija

  • La exposición a las divisas recomendadas puede provenir de la inversión en Bonosdenominados en esas monedas.
  • De todos ellos priorizamos por las altas tasas a los bonos australianos (con calificación AAA).
  • Para aquellos inversores más arriesgados, recomendamos apostar por emisiones de países de latinoamérica como Colombia, Perú y Uruguay (en dólares).
  • Para inversores en busca de mayores rendimientos aún, invertir en monedas domésticas de emisiones de países emergentes con buenos fundamentos.
  • Las altas tasas de Argentina aún son negocio.
  • Con más deseo de rentabilidad, la emisiones corporativas de empresas con sólidos fundamentals orientadas al consumo interno en los BRICS así como del sector energéticos y minería.

Commodities

  • Oro y Plata (metales preciosos)
  • Cobre (metal industrial)

Otros metales menos conocidos como el paladio, el litio y el uranio con aplicaciones específicas pero cada vez más usados. Por último, el petróleo se mantendrá sostenido aunque el gran recorrido alcista ya lo hizo.